Inaguración del albergue de Vilaserío

Inaugurado el albergue O Rueiro, en Negreira, el cuarto de carácter privado que abre este año santo

Vilaserío se ha convertido en un punto estratégico del Camiño de Santiago a Fisterra. Situado a 30 kilómetros de la plaza do Obradoiro, cada día son más los peregrinos que optan por este lugar del rural negreirés para realizar la primera escala en su caminar hacia el fin da terra . Las gentes de este núcleo han visto crecer el peregrinaje por esta Ruta xacobea hasta llegar a las 45.000 personas el pasado año.

Suso Puñal y Silvia Grille son un matrimonio del lugar que saben bien del auge del Camiño de Fisterra e Muxía. Con apenas 30 años cumplidos, se pusieron al frente de la taberna familiar Casa Herminio, ahora A Nosa Casa. Suso, que estudió hostelería, trabajó hasta septiembre pasado como chef de la cafetería de El Corte Inglés, en Santiago. Lo dejó para dedicarse por entero a su propio negocio de bar de comidas y desayunos, especializado en platos de caza, paellas con verduras o raciones variadas, pero siempre innovando.

Viendo las necesidades que planteaba el auge de la ruta, acometieron su gran proyecto: Abrir un albergue mediante la rehabilitación de una antigua casa rural de dos plantas: «O albergue era un proxecto que levabamos dándolle voltas desde había anos. Tirouse toda a casa e fíxose de cero, respetando o entorno con pedra rústica e imitación a madeira nas portas e ventanas», comenta.

Estos jóvenes emprendedores lamentan la nula ayuda económica pública que tuvieron. «Aquí parece que só hai axudas para os agricultores e os mariñeiros, nin sequera estando na Ruta xacobea danche unha axuda para abrir un negocio». Aún así, dice «teñen que pasar moitos peregrinos para desquitalos cartos que custou».

El albergue O Rueiro dispone de 30 camas, todas ellas en literas distribuidas en tres habitaciones, una por cada planta, siendo la primera más grande con dieciséis camas, y nada menos que cinco baños diferenciados. También dispone de un cuarto de lavadora y secadora. En el exterior existe una nueva área recreativa.

Abrieron sus puertas esta semana, por donde han pasado los primeros huéspedes. Pasar la noche aquí cuesta 12 euros.

Ver artículo en La Voz de Galicia

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.