Guía Turística

Negreira

Negreira le ofrece al viajero muchas posibilidades para el provecho de su ocio. Para comer Negreira muestra una calidad culinaria basada en productos frescos y naturales. En los establecimientos hosteleros pueden degustarse variedades en carnes, pescados y mariscos, en una cocina tradicional o más sofisticada. Los platos más propios de la zona son la ternera asada, el rape, los calamares, la merluza a la cazuela, las chuleta, el bacalao, el pulpo, los callos, las empanadas, el churrasco, el pollo de corral, la paella, un buen caldo y cocido… En los postres, además de una pastelería variada, uno puede elegir tarta de almendra, de queso, hojaldres, roscas (rosca larpeira), almendrados. Y en los bares y restaurantes puede regarse todo eso con vinos acreditados.

VILASERÍO:

PASEO / Para el paseo se puede disfrutar del paisaje de valle, de montaña o fluvial. Es un lugar adecuado para la realización de pequeñas excursiones o la práctica de deportes relacionados con la naturaleza.

REPOSO / A la hora del reposo el lugar de Vilaserío cuenta con un albergue, “Albergue O Rueiro”, que junto con el bar “Casa Herminio”, que actualmente es “A Nosa Casa” se convierte en una parada obligada para todo peregrino o viajero. En el verano es posible hacer acampada controlada en las orillas de los ríos.

SAN PEDRO DE BUGALLIDO: Bugallido es la parroquia a la que pertenece el lugar de Vilaserío. El baldaquino pertenecía a una iglesia más antigua situada en el mismo solar. Frente a la parroquial está la cruz de piedra de finales de los años 1600, con un capitel corintio muy estilizado. A escasos metros se sitúa La Casa da Torre de Bugallido perteneció a la Orden Hospitalaria de Jerusalén. En su fachada porta una piedra armera y la pila bautismal ofrece una representación de la cruz de Malta.

Guía turística en PDF (Castellano) —– Guía turística en PDF (Gallego)

Los comentarios están cerrados.